LA CUESTION ES EL FANATISMO EXISTENTE EN VENEZUELA

 


OPINION DEL PRESIDENTE DEL CELADE

El presidente del CELADE Mario Marenco Sosa, expresó recientemente en distintos medios que, lejos de una solución pacífica y de dialogo en Venezuela, la situación se torna al día de hoy en un verdadero drama.

“Sentimos una profunda angustia y dolor por las pérdidas de vida de nuestros hermanos venezolanos. Desgraciadamente, una ola de fanatismo y odio político se ha instalado en Venezuela donde hoy, ni siquiera un día de sosiego se vislumbra dada las manifestaciones continuas de enfrentamientos al haber sido aprobado la ampliación de la milicia bolivariana a 500.000 civiles armados”

Es la quinta convocatoria a la calle hecha por la oposición en los últimos 15 días, en los que ha sido víctima de una escalada represiva por parte de los cuerpos de seguridad del Estado –y bandas armadas por parte del Gobierno dejando a siete personas fallecidas, docenas de heridos y más de 538 detenciones.
Mientras esta situación perdure y se cultive el odio, sin duda, no habrá paz ni tranquilidad en las calles de Venezuela. Todo lo demás es una consecuencia de hechos que ponen en juego la estabilidad del país en el contexto latinoamericano ¿ Preguntamos cómo se puede instalar un diálogo cuando una de las partes sostiene la desaparición de la otra, viviendo la zozobra constante de la desestabilización.?

Daría la impresión que por la no injerencia en los asuntos de otros estados, los Organismos competentes se han quedado sin argumento para preservar los derechos fundamentales y la paz social. Esta afirmación que hacemos parecería desalentadora y paralizante a la hora de los pronunciamientos de los países latinoamericanos.

Creemos naturalmente que no hay que desechar ningún camino que nos acerque al entendimiento y al diálogo en defensa del pueblo venezolano que exige hoy un pronunciamiento claro y sincero en defensa de la libertad y la democracia.

Es terrible esperar todos los días los resultados de un nuevo enfrentamiento y otra muerte y más sangre en una situación que puede terminar en una guerra civil.

Finalmente, somos de los que creemos en un Estado libre y democrático, valorando la voz del pueblo y erradicando los fanatismos y el odio generalizado, retrogrado, autoritario en toda su dimensión de irracionalidad.

Nuestro deber como demócratas es defender la libertad y procurar la paz de un país latinoamericano sabiendo que las verdadera estabilidad no vendrá por imposiciones sino por el dialogo, y la educación del pueblo enfrentado hoy por rencores impuestos.

Decía Bolívar: Amo la Libertad de la América más que mi gloria propia, y para conseguirla no he ahorrado sacrificios”. Todos los pueblos del mundo que han lidiado por la libertad han exterminado al fin a sus tiranos"

ES HORA DE QUE EL DESAFIO MORAL AYUDE A SUPERAR LA CRISIS

 


Mensaje del Presidente del CELADE Uruguay

Ante los hechos recientes en los que siete asesinatos de una mujer ocurren en los primeros 50 días del año, entendemos que ha llegado el momento de pensar que estamos inmersos en una crisis moral en los valores integrales del comportamiento del ser humano que corroe y permea a la sociedad, por lo cual es oportuno la articulación de una concertación entre todos los sectores de la vida nacional, instituciones públicas y privadas, partidos políticos y sociedad civil, entidades religiosas, empresariales y medios de comunicación, a los fines de detener el proceso de deterioro de los valores morales en todos los estamentos del tejido social comenzando por su célula madre y su columna vertebral que es la familia.

Decíamos recientemente que la naturaleza humana no es infinitamente plástica: no podemos ser socializados como para aceptar cualquier cosa. Creemos que superar la crisis moral es el reto y desafío mayor que tiene hoy el pueblo uruguayo de cara al futuro inmediato que se verá reflejado en todas y cada una de las acciones que emprendamos para poder crecer y ser mas competitivos en esta aldea global.

El incremento de la delincuencia y la criminalidad, el cúmulo de violencia que se ha desatado en el interior de las familias, los feminicidios entre otros males sociales como la falta de educación, empleo, una seguridad social justa, más que una crisis económica, sin duda es, la crisis moral que padecemos. Los valores del buen ciudadano del ayer, ahora no solo están siendo vulnerados, sino que también están siendo cuestionados por una nueva perspectiva de vida, en que los antivalores del pasado están pasando ser los valores del presente. Conductas y comportamientos que en el pasado reciente eran inaceptables y repudiados por las mayorías, ahora pasan como algo normal.

Si algo funciona mal, es hora que todo el sistema educativo y el poder politico defina cuales son los buenos y sanos valores que debe tener un buen ciudadano a los fines de evitar que nuestros niños y adolescentes quienes serán las cabezas de la familia, de las empresas y el liderazgo presente y futuro se conviertan en reproductores de prácticas inmorales que hoy están desnaturalizando la esencia misma del ser humano,como los casos recientemente ocurridos.

De ahí que, James Q. Wilson, uno de los más prestigiosos pensadores, politólogo, y una autoridad en administración pública, nacido en Denver-Colorado en l931, y fallecido en 2012 decía: “ La evolución moral de la sociedad en su conjunto es la que permite ir extendiendo estos instintos de cuidado, en un principio limitados a nuestros hijos, a los parientes, a los más próximos, a los vecinos, hasta alcanzar finalmente un ámbito que podría abarcar a la totalidad de los individuos, y agregaba “Una conducta correcta es tan importante que la tendencia hacia ella debe ser adquirida rápidamente, lo que sugiere que los niños están biológicamente dispuestos a imitar las conductas y aprender las reglas esbozadas entrelineas mediante la observación.”

Los niños son moralistas intuitivos, equipados por la naturaleza para hacer distinciones y emitir juicios, y estos se desarrollan en el seno de la familia, fortaleciendo los hábitos diarios, especialmente en el trabajo. Todos adquirimos virtudes como adquirimos habilidades, mediante la práctica de las mismas. Y aquí es donde nos detenemos: la familia transforma el natural sociable del niño en el sentido moral. Las más de las cosas que aparentemente producen felicidad duradera- educación, empleo, familia estable, requieren de nosotros olvidar los placeres inmediatos.

Hoy, el sentido moral del niño se encuentra en peligro en una fría, errática y desintegrada familia, padres ausentes y agresividad latente con muchas consecuencias. Pues bien; ¿Qué condiciones psicológicas del individuo en particular son las que permiten desarrollar un sentido moral? El mecanismo subyacente a la conducta moral humana es el deseo de apego o afiliación. Este deseo es evidente en el comportamiento instintivamente pro social de los niños recién nacidos y en la respuesta de cuidado instintiva que dan los padres a esta conducta.

Pensamos que es hora de trabajar todos, en la formación de un individuo y de ciudadanos que se tracen como meta el progreso personal en forma armónica y que tenga menos afanes y ambiciones por el enriquecimiento ilícito.

No solo nuestra sociedad vive en esta incertidumbre y desnaturalización de los principios éticos, sino el mundo en que vivimos, a lo que, habrá que poner mayor empeño en una acción enérgica y frontal por el rescate de los valores y la identidad moral perdida. Con marchas y manifestaciones no venceremos esta guerra cultural si no enfocamos nuestra educación y la familia hacia un liderazgo visionario más solidario y humano.
MENSAJE DEL CELADE URUGUAY AL PRESIDENTE DE LOS EE.UU DONALD TRUMP

 

Montevideo, Uruguay 7 de Diciembre de 2016

Excelentísimo
Señor Presidente Electo de los
Estados Unidos de América
D. Donald Trump

De nuestra mayor consideración:

En nuestra condición de ciudadano uruguayo, y Presidente del Centro Latinoamericano de Desarrollo (CELADE) Organización No Gubernamental fundada en l986 cuyos objetivos fundamentales son los de: contribuir y promover a través del estudio, la investigación y la participación ciudadana, en un debate permanente donde el desarrollo socioeconómico y cultural se pueda compatibilizar con la equidad, los derechos humanos, la paz y la protección medioambiental nos es grato saludar y presentarnos al señor Presidente Electo de los EE.UU de América

Nuestra inquietud nace de una profunda preocupación propia y de las aportaciones directas e indirectas que nos formulan muchos compatriotas, líderes de opinión y estudiosos de la participación activa de la sociedad, acerca del futuro y destino de nuestros pueblos Latinoamericanos

La verdad es que nunca hubiéramos pensado que un día, estaríamos dirigiéndonos a la máxima autoridad de la primera potencia del mundo y ello nos honra, en la inquietud planteada de expresar el sentir de mucha gente que, dejando traslucir en un conjunto de verdades absolutas, ese sentimiento de fe ilimitada en la fuerza viva de la democracia, pero, haciendo esfuerzos por entender con sano escepticismo el rumbo que tomara Latinoamérica y el mundo a partir de su próximo gobierno en medio de presagios negativos anticipados sobre su futura gestión.

Temas como la seguridad internacional, la participación de estos pueblos en la nueva geopolítica Latinoamericana, la educación, la pobreza, marginalidad, migración, integración, nuevas enfermedades, el medio ambiente, cambio climático y la paz, son en líneas generales, algunos de los temas que ocuparemos y que, seguramente, será de vuestra atención y de todos quienes somos participes a fin de aspirar a un desarrollo económicamente más estable y armónico en esta sociedad del conocimiento, lo cual. requerirá actualizar concepciones, revisar tabúes y superar reacciones corporativas, como imperativo moral y ético para nuestro desarrollo.

Entendemos que sería incorrecto en medio de tantas dificultades, no tomar en cuenta, sin perder tranquilidad de conciencia, estos puntos de referencia en un compromiso de responsabilidad, ni tampoco ignorar los problemas que debe afrontar un Presidente de una nación como los Estados Unidos, que seguramente son más grandes que las críticas o los lúgubres pronósticos anticipados en medio de los cambios políticos económicos y sociales en que se debate la nueva política.

Creemos que sería el peor de los errores, si no aportamos todos, lo mejor de nuestro espíritu bajo el signo de la sencillez y la humildad, y en esto, somos fiel a nuestro pensamiento en momentos en que se hace necesario considerar el camino que nos queda para recorrer en tiempos nada fáciles.

Más allá de estas consideraciones, si analizamos más detenidamente este escepticismo del que hablamos, dentro del contexto actual, por supuesto que muchas dudas surgen en las sociedades acerca de los cambios que se producirán a partir del próximo 20 de enero en el que todos, el hombre medio, querrán despertar ese día, con optimismo mirando el horizonte con argumentos, con elementos y sobre todo con la voluntad y entusiasmo de que, los cambios económicos y políticos, deberán imprimir decididamente un mundo en constante evolución que hagan florecer la tolerancia, mejores oportunidades de vida con sociedades mas equitativas, justas, democráticas y libres como lo prometen nuestras constituciones.

Señor Presidente, la humanidad se encuentra en un momento decisivo de la historia. Nos enfrentamos con la perpetuación de las disparidades entre las naciones y dentro de las naciones, con el agravamiento de la pobreza, el hambre, nuevas enfermedades no trasmisibles, el analfabetismo, las guerras y el fundamentalismo del terrorismo de ISIS que no cesa sembrando miedo y muerte en tantos países y ciudades asi como miles de emigrantes y refugiados poniendo al mundo al borde del abismo condenándonos a todos a perder nuestra condición humana.

Hoy no hay país inmune al terrorismo y ya nadie puede asumir que un acto terrorista pueda ocurrir aun en el país más pacifico. Las guerras, el terrorismo y la discriminación, se desencadenan en un instante, solo basta lanzar bombas y colocar explosivos para que todos los mejores esfuerzos y sueños por la paz, se constituyan en miseria y desintegración en vez de consagración. Si las guerras producen algo, es muchos cementerios.

La paz es una construcción laboriosa que requiere un trabajo de mano tendida con muchas personas. Es fácil enfrentar pueblos unos contra otros pero el armado de la paz es demasiado complejo, en medio de intereses, estrategias y pasiones contrapuestas y exacerbadas por el odio, la intolerancia, el racismo, y esto no es tarea de un solo hombre ni de un país, sino preocupación de muchos para evitar al mundo del flagelo de la guerra. Las victorias se ganan en el corazón.

Sin duda, estamos en un mundo de crisis y pobreza en todos los órdenes, entre ellos, el latente temor nuclear que aflige a estas naciones y a su gente. Un futuro en el que hay que definir y transitar permitiendo que las generaciones actuales consigan los suficiente para vivir bien, sin poner en juego el bienestar de las próximas generaciones. El crecimiento económico y la protección ambiental también tienen que entrar en sintonía, frente al cambio climático que ya está alterando al planeta, a su genética, su fisiología, los recursos hídricos, como consecuencia de fenómenos naturales donde los terremotos, las inundaciones, las sequias, las grandes olas de calor repentinos y los tornados son cada vez más frecuentes.

Las pruebas más completas están en la alteración de todos los procesos que rigen la vida humana. En esta situación, también se encuentra una Latinoamérica rica, que sobrevive por estos tiempos con el estigma de varios años de subdesarrollo, de crisis políticas, de debilitamiento del Estado de Derecho, violencia social, redes de narcotráfico muy agiles que se mueven de un país a otro, arduas negociaciones por la paz que abren no menos también que desafiantes inquietudes, dejando a una orilla la participación real de la sociedad civil, que trata aun, de descubrir en estas estas últimas décadas que, los cambios solo se dan con el consentimiento de la sociedad no sin el, no con la imposición y manipulación de las condiciones.

De ahí que, hablemos señor Presidente de incertidumbres y dudas en que, la gran mayoría de nuestra juventud mezcla de campo y ciudad, se reduce al consumismo y ocio social como producto de las carencias y oportunidades mientras otros, se interesan en opinar desde las aulas y los estrados, queriendo derrotar al presunto enemigo con propuestas de lápiz frente a la realidad social que viven estos países latinoamericanos.

En verdad, el gran problema es por lo tanto ¿cómo podremos salir de esta tremenda situación que decide nuestro destinos como naciones libres?. ¿Qué significa esta crisis global? ¿Existe un camino de escape frente a estos cambios?

Hemos seguido atentamente desde sus comienzos la intensa campaña electoral reciente que lo ha llevado al final de la misma en elecciones democráticas, a ser el Presidente electo del pueblo norteamericano. Hoy, los ojos de todos los pueblos del mundo están puesto en cada una de sus próximas propuestas y programas, conscientes de la responsabilidad que le cabe gobernar en el éxito o en el fracaso, porque el mundo es muy distinto al de hace apenas horas para decir que los temas de ayer son los de hoy en los que, se necesitará más valor, discernimiento, y consagración, para dar forma a un nuevo mundo que no está dispuesto a presenciar o permitir la desintegración de los derechos humanos, el valor de la familia a los que vuestra nación siempre ha consagrado en el triunfo de la justicia y la libertad y por sobre todo, la defensa en las políticas medioambientales y la no proliferación del armamento nuclear

Pensamos que, sostenibilidad solo es posible cuando existen fuerzas comprometidas, de la cual esperamos sean posibles en la agenda de su Gobierno, a fin de lograr un futuro más seguro y próspero.

Dado que de los extensos debates de su campaña electoral, muy poco se ha hablado acerca de las nuevas propuestas para estos países latinoamericanos, salvo algunas políticas muy específicas planteadas en su propuesta, el deseo de muchos, hubiera sido escuchar buenas palabras de cómo ayudar a los hombres libres a despojarse de las cadenas de la pobreza y la marginación, y como aprender a crecer y aprender a desarrollarnos juntos y lograr que esta América Latina muy rica y muy pobre, construya su futuro, porque consideramos es para los EE.UU la última frontera.

Señor Presidente, es una realidad en blanco y negro que debe superarse en expectativas acumuladas por generaciones en la lucha por ganar espacios en la que no haya miedos ni apatía por falta de voluntad sino, de un liderazgo creador que involucre a un gran número de hombres honestos, justos, y democrático.

Nuestro continente tiene derecho a construir el mañana, con las manos vigorosas de quienes estén dispuestos a innovar, a compartir, a ser competitivos, y a conformar un nuevo espíritu unitario y una nueva estrategia de integración entre todas las naciones que nos convocan por su historia y por sus raíces, con visión de paz, sin violencia, drogas, inseguridad y terrorismo. La gran batalla debe ser dada en este sentido y es su gran oportunidad, porque el catálogo de necesidades no ha cambiado en las últimas décadas para fortalecer la idea viva de democracia en defensa de los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, venciendo a aquellos grupos improvisados que organizados se proclaman en salvadores de causas y demandas ciudadanas, sin la solidez y consistencia ética de valores.

Finalmente en esta inquietud, reiteramos nuestra preocupación en la cual no podemos menos que esperar de su alta jerarquía y capacidad, para velar en su mayor dimensión como recompensa segura con la historia como juez final, cumplir en las promesas, el papel que hoy ya el mundo no puede eludir para estos pueblos, reafirmando que, es posible seguir progresando en el que el auténtico progreso, no debA ser para unos pocos y una gran mayoría quede atrapada en la oscuridad.

Entendemos que, habría que revisar en la ineludible construcción de economías sanas y en expansión, la infinidad de proyectos como salvavidas de emergencias, encarando verdaderamente las causas con mente abierta en el rescate de muchos valores, (personales, de familia, e institucionales) haciendo posible evitar las fracturas sociales existentes que mucho nos afligen. Esta respuesta contundente debe provenir de un entendimiento y colaboración nuevo, en la preservación de la paz y en la lucha contra el analfabetismo y la insuficiencia de oportunidades, no como instrumento político, sino como primer paso en el desarrollo de un sentimiento humano que contribuya al progreso social, económico, equiparable a las aportaciones de la cultura, la educación, y a la libertad de sus buenos vecinos de este Continente.

Señor Presidente, sin desconocer lo que aún falta, como ciudadano uruguayo, y Presidente de una Organización como CELADE, nos inspiran e impulsan principios de libertad e igualdad de oportunidades, tan presentes en el ideario de nuestro prócer José Artigas, como en el compromiso basado en una mayor integración con los países de la región.

Lamentablemente, no dejamos de pensar de acuerdo a un informe reciente del PNUD que muchos pueblos que integran esta América, podrían caer en la pobreza en el actual contexto de desvaloración económica y social comprometiendo su real aporte. Si pensamos en ello, más que construir, veremos sociedades donde no tendrán lugar para vivir. Prevenir, es pensar con audacia en función de las necesidades y las esperanzas de muchos en estos momentos.

Uruguay supo ser la Suiza de América, posiblemente exageración, pero hoy este concepto también ha cambiado, no solo en nuestro país, sino en muchos que quisieran serlo en el mundo, debido a la fragmentación social que padecen, a la cantidad de personas que sufren hoy la muerte de muchos seres queridos en manos de la violencia,la delincuencia y la infantilización de la pobreza que no puede dejarnos indiferentes.

Uruguay no esta exento de ello ya que como se ha afirmado, uno de cada cinco niños uruguayos nace bajo la línea de pobreza y esto se constituye en una tragedia para el presente y para el futuro siendo un país chico pero con grandes potencialidades.
La lucha por la transformación social debe ser en primera instancia un profundo acto de humanización, en medio de los debates y un mundo idílico que se nos viene abajo.

Señalar apenas un bosquejo de este complicado panorama mundial nos permite reforzar la tarea de apoyar toda buena inquietud hacia estos grandes temas dado que, el material inflamable esta en nosotros, y en el espíritu creador que le da existencia de acuerdo a nuestras capacidades humanas más elevadas para lograr en el recurso de una voluntad política priorizar aspectos de una mayor integración comercial que se constituya en eje clave decisivo de desarrollo para cumplir con los fines de la paz y la seguridad internacional.

Señor Presidente Donald Trump, le damos la gracias por aceptar estas inquietudes en la seguridad de aportar y ayudar a su Gobierno con nuestros valores, nuestro compromiso en esa fe ilimitada en la democracia, en la dignidad del hombre, en el trabajo honesto, en la educación, en la paz y en la preservación del planeta en el que vivimos, solo asi, podemos en esta intención, desearle los mejores de los éxitos en su gestión al tiempo de señalarle que, continuaremos en estrecho vínculo, en el deseo de poder hacerlo en persona.

Le saludamos por este medio, con las expresiones de nuestra consideración más distinguida.

Mario Marenco Sosa Ph.D
Presidente
Centro Latinoamericano De Desarrollo –CELADE Uruguay
Miembro del Parlamento Internacional de Educación

El RECUERDO DE JOHN F. KENNEDY PERDURA ANTE UN NUEVO ANIVERSARIO DE SU MUERTE

 


Mario Marenco Sosa Ph.D

En medio de una próxima Administración, el legado de Kennedy sigue vigente.

Luego de haber librado su última batalla el 22 de noviembre de l963, John F. Kennedy, penetra a los umbrales de la inmortalidad. Así comenzaba por aquellos días mi editorial publicado en el Diario El País recordando su personalidad. Con el paso del tiempo, ¿qué queda por decir que no se haya dicho acerca de la huella dejada por el presidente Kennedy en la vida y la política estadounidenses?
Lo cierto es que sucede con él lo que con otros grandes hombres que, siendo típicamente representativos de sus pueblos y de su época, pertenecen a todas las naciones y a todos los tiempos por la trascendencia de su obra, henchida de una significación que por fuerza, escapa de los estrechos límites de una región, un país, o de un momento dado de la historia.

Fuimos testigos de aquellos aciagos días de noviembre de l963 y por encima de toda crítica y leyenda tejida a lo largo de estos tiempos, su nombre hunde sus raíces en la tradición genuina de sus antepasados, cargando el acento en una búsqueda constante y apasionada de la verdad., en ese profundo respeto a los derechos individuales del hombre.

No ha habido presidente o candidato presidencial al día de hoy, que no haya intentado erigirse en depositario de su legado. Lyndon Johnson estaba obsesionado por su figura, Richard Nixon sentía envidia hacia su personalidad, Jimmy Carter trató de emularle, Ronald Reagan copió su estrategia en política exterior, Clinton se enorgullecía de la fotografía en la que se le veía estrechándole la mano a su gran precursor.

Con el asesinato del Presidente Kennedy, héroe de guerra, estadista, defensor de los derechos civiles, moría en aquel 22 de noviembre un hombre, no el ideal democrático que representaba. La escena parece hoy tan fresca como cuando sucedió el hecho en Dallas-Texas, cerca del mediodía, conmocionando al mundo. El recuerdo de aquel día fue trágico, se veía en nuestras calles y las del mundo la congoja y el llanto, aun en aquellos que muy poco apreciaban su obra efectuada en tan solo mil días en la esperanza de conquistar las esperanzas de un mundo nuevo. Parecía increíble que una gallarda personalidad que había iluminado con claro resplandor desde el Atlántico al pacifico, se hubiese extinguida tan rápidamente.

Kennedy, había dado a su país, no solamente una nueva mentalidad, sino que había conseguido inculcar a las naciones las virtudes de la comprensión y la tolerancia, impregnando al igual que Lincoln un sentido de idealidad.

¿En qué consistía la esencia y la medula de su sabiduría? Se ha dicho en reiteradas oportunidades que el valor era la virtud que el mas admiraba y acredito tenerlo en las más duras pruebas que la vida le puso a lo largo de su camino. Cuando luchó contra su enfermedad, cuando hizo su campaña para senador, cundo enfrentó poderosos intereses en Massachussets para bregar por la construcción del Canal de San Lorenzo, cuando trabajó por una ley de reformas obreras en l959, cuando tuvo que sostener debates sin previo aviso con Johnson, cuando asumió la responsabilidad por el fracaso de la invasión a la Bahía de los Cochinos, cuando defendió la libertad de la Ciudad de Berlín en l961, cuando obligó a los soviéticos a retirar de Cuba las bases de proyectiles que ponían en peligro la estabilidad y la paz en el mundo, cuando pidió la igualdad de los derechos para todos los ciudadanos.

Estos hechos se pueden resumen en la declaración hecha ante el partido liberal cuando decía: “ Creo en la dignidad humana como fuente de todos los objetivos a escala nacional, en la libertad del hombre como manantial de acción en este país, En el corazón humano como fundamento de la compasión de todos, en la razón y el juicio que deben ser nuestra mejor esperanza en el mundo de hoy”

Sin embargo, me apresuro a aclarar que, algunas de estas acciones, propia de su personalidad las había adquirido y desarrollado por si solo y quienes intentaban descalificarlo de acuerdo con sus particulares características, sufrieron un triste error, dado que, todos los elementos de su educación, antecedentes familiares, posición social, la visión y papel del mundo en que debió actuar, no alteró en absoluto su humildad, en medio del torbellino de las pasiones políticas con sus fuertes presiones y la constante necesidad de elegir lo mejor en el servicio de los altos intereses públicos.

Finalmente, hay quienes dicen y escriben que su legado es mas de forma que de fondo. El tiempo que decanta todo deja al estadista, al hombre, al político, solo con su accionar y su obra. Su muerte desde luego simbólica, desprovista de todo sentido, debe ser recordada no como murió sino como vivió, presentando los mejores y más relevantes títulos de los cuales el valor, el discernimiento, la integridad y la consagración, fueron sus mejores credenciales.

CELADE -Noviembre de 2016
CELADE SE ADHIERE A LA RESOLUCION QUE PRESENTARA JAPON A LA ONU PARA ABOLIR LAS ARMAS NUCLEARES.

 



“La paz no puede conservarse por la fuerza. Solo puede ser instaurada por el entendimiento” Estas palabras de Albert Einstein, resumen sencillamente el punto de partida común de todos aquellos que creen que la paz puede enseñarse y que el primer paso capital es el desarme nuclear.

En más de una oportunidad el Presidente del CELADE Mario Marenco Sosa ha expresado que el mundo está en su punto límite hoy, de la extinción de la raza humana, y consideramos eminente considerar. el camino que nos queda por recorrer en momentos en que se juega el destino de la humanidad, adhiriéndose en esta campaña y solicitando se tenga en cuenta la petición de Japón formulada ante la ONU.

Nos preguntamos ¿cual es la causa de esta angustia que nos oprime y nos deja sin respuestas válidas frente a la violencia y las victimas de las guerras actuales?
Es el poder que los progresos de la ciencia y la tecnología han puesto en manos del hombre. El material inflamable está en nosotros que nos permitirá combatir con éxito la enemistad entre las naciones, dando sentido al espíritu humanitario creador en nuestras conciencias de nuestras capacidades mas elevadas para lograr el entendimiento por la confianza y la tolerancia.

Hemos sido testigo de las impactantes sombras de la muerte que dejo la bomba nuclear dejó caer la bomba “Little Boy” sobre Hiroshima en la mañana del 6 de agosto de l945 y tres días después sobre Nagasaki donde los efectos secundarios 70 años después, miles de supervivientes Incluso, a medida que envejecen los conocidos como hibakusha en japonés, desarrollan nuevas patologías relacionadas con estos hechos.

Por estos días la ONU recibe de Japón un borrador para erradicar armas nucleares ya que es el único país del planeta que ha sido víctima de un ataque nuclear y por ello encabeza la lucha contra la abolición total de las armas de destrucción masiva.

Japón presentará por vigésimo tercer año consecutivo un borrador de resolución a un comité de desarme de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el que hace un llamado para la abolición total de las armas nucleares.

El vicerrepresentante de Japón ante la ONU, Yoshifumi Okamura, anunció el plan el día en que se conmemora el “Día Internacional por la Eliminación Total de Armas Nucleares”. Japón desea que la comunidad global sea testigo de su compromiso para alcanzar el objetivo como el único país que ha sufrido bombardeos atómicos, destacó la cadena NHK

La comunidad internacional ha proclamado el objetivo de lograr un mundo libre de armas nucleares.
Lamentablemente, hay cada vez más divisiones entre los Estados Miembros sobre el modo y el momento de alcanzar ese objetivo.

Informe CELADE -2016
UN MENSAJE CONTUNDENTE DEL CELADE POR EL DIA MUNDIAL DE LA ASISTENCIA HUMANITARIA.

 

Una Humanidad con millones de niñas y niños torturados y abusados.

Hoy 19 de agosto, el Presidente del Centro Latinoamericano De Desarrollo (CELADE) Mario Marenco Sosa Ph.D recuerda el Dia Mundial de la Asistencia Humanitaria. El comunicado del CELADE manifiesta que esta noche más de 130 millones de personas en el mundo se irán a dormir necesitando la ayuda vital o protección porque han sido afectados por las guerras, la violencia, la tortura o los desastres naturales. Sin duda la fecha, es significativa para recordar al mundo la importancia de aliviar el sufrimiento de muchos.

En la actualidad, nuestra humanidad se caracteriza por niñas y niños víctimas de redes de trata de personas, que sufren abusos sexuales, que son mutilados, asesinados para extraerles órganos y reclutados como soldados o esclavizados de alguna otra manera.

Además, no solo 69 millones de menores morirán por causas que, en gran parte, podrían prevenirse, sino que 167 millones serán pobres, 263 millones no irán a la escuela y 750 millones de niñas estarán casadas en 2030. Estos son algunos de los números que el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y otras agencias divulgan por estos días.

El futuro de la humanidad seguirá siendo desolador a menos que el mundo se concentre más en la difícil situación de sus niños más desfavorecidos, antes de pensar en mas guerras y destrucción.
“Negarle una oportunidad justa en la vida a cientos de millones de niños tiene consecuencias que exceden el riesgo para su futuro concreto, pues al avivar ciclos intergeneracionales de personas desfavorecidas, se pone en peligro el futuro de sus sociedades.

Albert Schweitzer decía: “cuál es la causa de esta angustia que nos oprime? Su causa es el poder que los progresos de la ciencia y la tecnología han puesto en manos del hombre y agregamos el poder que puede condenarnos a perder la condición de seres humanos.”

Como podemos salir de esta situación? Cuando volvamos a inspirarnos confianza mutuamente, y tener el coraje de volver al sentido de la humanidad.

El sentido de la humanidad es el logro más elevado que ha sido dado y que será dado al conocimiento de todo ser pensante. Dondequiera encontremos la idea de la comprensión,, de la compasión por el prójimo, allí encontraremos el sentido de humanidad y el material inflamable esta en nosotros, se trata solamente de tener la voluntad, y el valor de inflamarlo en solidaridad y llegar de ese modo a la paz a fin de modelar de acuerdo a esta comprensión, y tolerancia nuestras vidas como seres humanos. Si alguien piensa que se salvara de la destrucción en los próximos tiempos, está equivocado. Estamos perdiendo la gran batalla y desperdiciando la ocasión del porvenir de la humanidad.

El futuro de la paz y de la civilización depende de la comprensión y cooperación entre los líderes políticos e intelectuales de las principales civilizaciones del mundo. Hoy esta surgiendo una época de amenazas y confrontación jamás imaginable, y esta cuestión es otra manifestación del debate vigoroso, dinámico y enérgico ante la existencia de un holocausto, peor que el que vivimos en la Segunda Guerra Mundial.

Lo peor está en África subsahriana

África subsahariana sufre la peor parte: por lo menos 247 millones de niñas y niños, dos de cada tres menores, viven en una pobreza multidimensional, privados de lo que necesitan para sobrevivir y desarrollarse, y casi 60 por ciento de los jóvenes de entre 20 y 24 años del quintil más pobre fueron menos de cuatro años a la escuela, alerta el informe.

De mantenerse la tendencia actual, la región concentrará casi la mitad de los 69 millones de niños que en 2030 morirán antes de los cinco años por causas que pueden prevenirse, más de la mitad de los 60 millones de escolares que no van a la escuela y nueve de cada 10 niños que viven en condiciones de extrema pobreza, según los informes de Unicef. Uno de los mecanismos mas importantes para responder a estas necesidades no solamente es el financiamiento de la ayuda humanitaria, sino la instancia final del cese de toda beligerancia existente en el mundo, si esta humanidad quiere sobrevivir.

Agosto de 2016


LA EDUCACION ES LA LUCHA CONTRA LA FRUSTRACION Y LA IGNORANCIA

 

Mario Marenco Sosa Ph.D

Recientemente en el VII Congreso Internacional Educativo Multidisciplinario llevado a cabo en la Ciudad de Guatemala ante un destacado auditorio de participantes de varios países iberoamericanos, hemos señalado que si bien vivimos en una sociedad de alcance global caracterizada por constantes cambios, es evidente que las tendencias innovadoras que hoy se observan en la educación no pueden sustraerse de las influencias de fenómenos como la globalización y la emergencia de las sociedades del conocimiento. Ambos factores han merecido amplias reflexiones por parte de expertos de diversas disciplinas, pero seguramente la solución no vendrá con palabras fáciles ni discursos grandilocuentes si deseamos crecer en medio de sociedades afectadas por la pobreza, la marginación discriminación, y violencia imperante en un mundo en donde los valores universales día tras día, quedan sepultados en el surco de la vida. ¿ Que son las palabras y el conocimiento si están vacíos por momentos de ideas y contenidos que no responden a la realidad de los hechos deslegitimando el orden establecido?

La verdadera fuente de los derechos y la dignidad del hombre es el deber y el compromiso consistente en acciones por desarrollar el respeto de estos derechos y libertades que solo provendrán a través de una conciencia y pensamiento crítico prestando mayor atención al aumento de oportunidades e incentivos en el logro de una educación en valores donde ya es absurdo ignorar la existencia del progreso de la ciencia y la tecnología.

Por lo tanto creemos que la educación no será transformada hasta que no se transforme la visión de que sociedad queremos para estos tiempos futuros, en donde será necesario construir una modernidad ética que mantenga los valores del humanismo y de igualdad de derechos para todos y cada uno de los seres humanos.

Quienes estamos en la Educación, cargamos hoy día con una inmensa responsabilidad en el destino de nuestros pueblos. Pensábamos en una perspectiva del futuro, pero este como decía Einstein, llega demasiado rápido y ya estamos enfrentados a los grandes temas de la Educación de nuestras generaciones”

Para la formación ideal desde la niñez no se requiere grandes infraestructuras física costosas, ni repartir computadoras que no tendrán valor alguno si no la maneja un maestro o profesor bien preparado. El potencial humano es la base de todo sistema educativo, por lo que, en estos cambios, se necesitan maestros, profesionales formados para comprender los procesos del conocimiento. El problema está directamente relacionado con el valor que el Estado otorga a la labor del maestro, a la labor del profesional universitario y fundamentalmente a su preparación humanística del cual dependerá la calidad de la nueva generación del futuro.

Si bien una computadora es el amplificador de las actividades del ser humano, un apoyo efectivo, jamás con todas sus posibilidades, un reemplazo en las etapas fundamentales de la enseñanza, porque de ello dependerá el futuro de los constructores de la nación.

La cuestión por lo que observamos, ya no es ni la infraestructura, o la obtención de una computadora, sino la posibilidad en medio de una emergencia en materia educativa, de la gestión y de la calidad que se imparte. Pensamos que hay que reformular a fondo el modelo de gestión que haga posible superar el ahondamiento de diferencias y contradicciones que impiden y obstaculizan de múltiples maneras, el desarrollo de estos pueblos, desnudando una realidad de inquietud alarmante para el futuro de estas sociedades, la carencia de gente formada para un mundo competitivo cuya causas principales es la brecha de desigualdad en el acceso a oportunidades educativas y la insuficiencia de capacidades cognitivas.

Hoy cargamos con frustración, la pobreza y la autoexclusión que constituye una cuenta regresiva que está incidiendo en el debilitamiento familiar, la inevitable competencia en el mercado laboral y una psicología hedonista, volcada exclusivamente a la satisfacción momentánea por encima del desarrollo de las competencias y el entusiasmo motivador de crear. Consecuencia de ello es, el triunfo de la ambición humana por encima de la capacidad y la inteligencia del hombre.

Nunca ninguna sociedad se ha desarrollado sin una población entusiasta y convencida de sus posibilidades para defenderse de sus dificultades. Vivimos una sociedad de consumo en la que, rápidamente vemos como se diluyen los tradicionales valores espirituales, dando espacio a modernos gladiadores indiferentes que no miran si a sus costados han caído otros. Daria la impresión por la cual ya hoy no han grandes causas por las cuales luchar, la democracia, la tolerancia y el criterio justo y razonado de pensar.

Tenemos y podemos en esa frontera del conocimiento superar las crisis, para ello será necesaria una educación con rumbo, dirección y evaluación acorde a los tiempos actuales comprometida con el desarrollo integral de los futuros ciudadanos.

Entendemos ante todo que la educación es transmisión de algo, aquello que quien ha de trasmitirlo considera digno por sus valores de ser conservados. Ante esta definición, es relevante considerar en esa visión que debe tener la educación del futuro, es la búsqueda de la verdad, la preservación de sus valores, los principios éticos que norman su vida, y definen su misión, el respeto a la diferencia y por sobre todo el sentido de humanidad a fin de hacer posible sociedades más justas. El cambio debe ser radical y nuestros docentes los gladiadores para luchar contra la frustración y la ignorancia.

Y en esto se nos va la vida , exige un giro de 365 grados en el rezago que tenemos con respecto a países que estando en situación más grave en Educación hoy, se encuentran a la cabeza del mundo, simplemente ofreciendo en su toma de decisión, un liderazgo de éxito comprometido con su sistema Educativo.

El secreto, ha sido su humildad para comprender en su gran vocacion que todo lo que no aceptamos o integramos a nosotros mismos, tampoco lo podremos hacer con los demás en tiempos tan competitivos.

Apostemos por los futuros constructores del país, porque estas sociedades no van a ser calificadas por ricas o pobres, sino por inteligentes o ignorantes y todavía estamos a tiempo de mudar la tribulación actual en esperanza en esa viabilidad de un ideal donde la educación sea guía que posibilite el arte de vivir.

Junio de 2016
LOS PAPELES DE PANAMA SUBRAYAN LA NECESIDAD DE UN RESURGIMIENTO MORAL Y ETICO QUE AYUDE A SUPERAR LAS CRISIS

 


Mario Marenco Sosa Ph.D
Presidente del Centro Latinoamericano De Desarrollo

Muchos dicen que la crisis financiera mundial no se podía haber previsto, quizás no por los economistas o los financistas, pero quienes estaban observando el panorama mundial, de lo que hoy está ocurriendo en los mercados, estaban ya algo más que alarmados. Si nuestros lectores siguen nuestras notas, aventuramos por estos tiempos, nuestra inmensa preocupación de que un colapso del sistema económico similar al de 1929-l933,, puede estar ya está en puertas. Así es que, no nos sorprende la rapidez y la dimensión de los acontecimientos de estos tiempos generando un efecto masivo con especial dureza en los sectores productivos y más desfavorecidos de la clase social.

Es así que, podemos observar que frente a esta situación en la que la modestia y la sostenibilidad ética debiera ser el punto de referencia para superar la crisis, en lugar de ello, a medida que caen los mercados, los llamados a aplicar una regulación ética de la búsqueda de ganancias, sumado deuda estatal de limites imprevisibles que han de pagar las futuras generaciones, frente el deseo de lucro y fatales instintos humanos de avaricia y soberbia, que dominan el panorama global.

Pocos países no se vieron salpicados por los documentos filtrados y divulgados durante este mes por el Consorcio Internacional de Periodistas de investigación (ICI) . Los llamados papeles de Panamá revelaron que hay unos 12 jefes de Estado, algunos en funciones y otros no, entre los 143 dirigentes políticos, familiares y allegados que utilizaron paraísos fiscales en forma secreta para aumentar sus incalculables ganancias.

El escándalo muestra a las verdaderas víctimas del sistema financiero global. Las desigualdades económicas y la pobreza extrema en muchos países, siguen perjudicando y atentando contra el progreso y la cohesión social.

Se calcula que en 2015, algunas de las 62 personas con más dinero concentran tanta riqueza como las 3.600 millones de personas más pobres.
Los millones de millones de dólares escondidos de las autoridades fiscales por las figuras públicas y privadas involucrada, son los que faltan para trabajos de educación, escuelas , salud, seguridad, medioambiente, y cominería entre otros, por lo que, no solo los ricos se hacen más ricos, sino que los pobres sufren una opresión sistémica.

Cuando el Estado ya no puede cubrir las necesidades básicas de los sectores más vulnerables, la delincuencia prospera y toma en sus manos las formas más increíbles de violencia a través de organizaciones criminales arraigándose en las comunidades al punto de ganarse la confianza de estos sectores más pobres. Y esta es la realidad en que estamos.

Consideramos que la nueva arquitectura financiera que muchos demandan hoy y que se necesita con urgencia, debe estar sostenida por un marco ético. Nadie tiene derecho a robar o desposeer de manera alguna a otra persona o a la comunidad. Más aun, nadie tiene derecho a utilizar sus posesiones sin considerar las necesidades de la sociedad y el planeta.-

Debemos en ese marco, utilizar el poder económico y político para servir a la humanidad, en lugar de usurparlo en implacables batallas por la dominación. Y preguntamos donde se encuentra el espíritu de compasión del cual hablaba Schweitzer por quienes sufren, prestando especial atención a los niños, a los ancianos, a los pobres, a los discapacitados, los refugiados y aquellos que se encuentran abandonados en un mundo sin salida.

Y también nos preguntamos donde se encuentra el respeto mutuo y la consideración, de forma de alcanzar el equilibrio de intereses razonables en lugar de pensar solo en un poder ilimitado, que debe ser sancionado y castigado severamente de la misma forma en que se castigó en Núremberg a los culpables del Holocausto.

El extraordinario número de gobernantes involucrados en los papeles de Panamá, así como muchos particulares a través de estudios y consultoras financieras, refleja el alcance de la corrupción existente a nivel global tanto en los gobiernos a escala local, como internacional. El Banco Mundial y otros tantos organismos estiman que alrededor de más de un billón de dólares se destinan todos los años al pago de sobornos y7 la acción criminal. Seguir ignorando la corrupción que al final termina en nuevas guerras en la que esta será la última para la humanidad, es sentirnos tan cómplices como culpables, frente a aquellos que opinan que aquí en el mundo, no pasará absolutamente nada.

Nos corresponde en esta parte, reconocer al periodismo que expone y denuncia las grandes desigualdades e injusticias que nos presenta el panorama actual, en medio de las libertades y las oportunidades que nos brinda la democracia, de la misma forma en que se procedió en el Watergate en el que dos periodistas del Washington Post, Carl Bernstein y Bob Woodward, investigaron para desenredar una compleja maraña que involucraba al Presidente de los EE.UU.

Hoy son muchos los que de una forma u otra luchamos por lo que tenemos y merecemos como sociedades libres, como para pensar que la dimensión ética y de principios nos cabe a todos.

El sufrimiento de tantos en la actualidad en esta aldea global significa una presión política para emprender las reformas necesarias contra la corrupción, y contra aquellos que subvierten el orden que la humanidad necesita para salvaguardar a nuestras generaciones. De que otra forma podemos hacer este llamado a las conciencias publicas si no es con estas reflexiones sobre los valores éticos que se necesitan mas que nunca para superar los fatales sucesos de desintegración de las naciones.

Esperamos que nuestra voz sea escuchada y que la Comunidad Internacional reaccione llamando a una Declaración de Ética Global que juzgue a los responsables de estas crisis.

Abril de 2016
CELADE ANTE DECLARACION DE ONU SOBRE SUPUESTA TERCERA GUERRA MUNDIAL

 

Mario Marenco Sosa –Presidente del Celade

Recientemente declaraciones por parte de la presidenta del Consejo de Seguridad de ONU, Raimonda Murmokaité, - según varios medios en Internet,. de que se había declarado oficialmente la guerra de las Naciones Unidas al ISIS, fueron desmentidas, por lo que algunos de los que distribuyeron dicha noticia, reconocieron que hubo “confusión al interpretar los reglamentos del Consejo de Seguridad. Según el mismo cuando cinco o más países se unen contra otro, se considera existe una “guerra mundial”. Sin embargo, ni siquiera la actual alianza contra la “yihad” bajo el paraguas de la OTAN, puede ser interpretada en tal sentido ya que el ISIS no es un país reconocido oficialmente. Por su parte, también las declaraciones del Papa Francisco de que ya estamos viviendo una tercera guerra mundial, fueron sacadas literalmente de contexto.

Francisco había dicho en realidad que se “ vive una tercera guerra Mundial combatida por etapas mediante crímenes, masacres y destrucciones de toda índole a la sombra de planificadores del terror, sus intereses, estrategias geopolíticas, la codicia del dinero y el poder, sumado a una industria armamentista con corazón corrompido por especular con la guerra”

Lo cierto es que muchos líderes del mundo se sumaron a estas expresiones y no dejaron de bregar particularmente por una paz para evitar que ello se desate

La declaración del rey Abdalá II de Jordania, al repudiar los ataques terroristas en Paris, señalaba: que “estamos viviendo una tercera guerra mundial contra la humanidad y esto es lo que nos une”

Durante una visita a Kosovo, el monarca dijo que la confrontación, “es una guerra, dentro del Islam y desgraciadamente, 100.000 musulmanes han sido asesinados por el Daesh (ISIS) solo en los dos últimos años y esta cifra no cuenta las atrocidades que han cometido también grupos parecidos en África y Asia”, según publica sputniknews

De que problemas estamos hablando?

En nuestra opinión, lo cierto es que nunca como hoy,se ha producido una especie de progreso dialectico sobre los derechos humanos ni afirmado tanto acerca de los movimientos de lucha contra la pobreza, la discriminación, la violencia, las incesantes inmigraciones de quienes buscando una vida más digna, escapan de la guerra, la persecución y la pobreza.

Quien muere en estos conflictos tribales y étnicos, son los no combatientes. En la primera guerra mundial los soldados se mataban entre si, nada más que el 15 % eran víctimas civiles, ya en la Segunda Guerra mundial constituyeron la mayoría de las bajas. Hoy día, son el 90% en las distintas regiones de África, Europa y Oriente para citar algunas.

El número de refugiados nunca ha sido tan elevado ni su condición se ha prolongado tanto tiempo como en nuestra época. En lo que va del año 2015 se contabilizó la cifra más alta de desplazados forzosos desde la Segunda Guerra Mundial. Según el informe anual del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) casi 60 millones de personas debieron abandonar sus hogares para salvar sus vidas, es decir 30 personas por minuto, siendo acogidas en países en vías de desarrollo algo más de un 86%

Solo la guerra de Siria ha provocado que 7,6 millones de personas hayan abandonado su hogar y que otros cuatro millones hayan huido del país. Oriente Próximo es al mismo tiempo el mayor generador y receptor mundial de desplazados forzosos. El avance del Estado Islámico ha agravado la situación en la región, mientras los conflictos en la República Centroafricana, Sudán del Sur, Somalia un 1,1 millones de personas, Afganistán con 2.59 millones de personas en total, República Democrática del Congo o Nigeria generan unos altísimos niveles de desplazamiento forzoso. África subsahariana contaba en 2014 con 3,7 millones de refugiados y 11,4 millones de desplazados internos.

¿No será que en el fondo, existe una trágica confesión de que los valores personales están siendo avasallados constantemente y ausentes? No podemos explicar exactamente el término que quieren aplicar cuando hablamos de Tercera Guerra Mundial.

Frente a esta realidad que conmueve, las comparaciones que vamos a hacer es solo la punta del iceberg, cuando el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo, menciona que el gasto mundial anual en guerra o en la preparación de conflictos se acerca a una cifra estimada en 1.8 billones de dólares. Según los últimos datos, el gasto militar de los EE.UU en el 2014 alcanzó a los 682.000 millones de dólares, algo así como el 39% del gasto mundial, pese a la reducción de su presupuesto bélico ,seguido de China con 216.000 millones, Rusia 90.700 millones, Reino Unido 60.800 millones y Japón con 59.300 millones de Dólares, sin contar en lo que concierne al armamento nuclear de que existe en el mundo 8.400 ojivas nucleares de las cuales, según el Instituto Internacional de Investigaciones sobre la Paz de Estocolmo, 2000 podrán desplegar inmediatamente.
Cuantos más datos sumemos con precisión, está demás predecir el resultado final.

En vista de la rapidez y la complejidad de los cambios ¿ hay algún grupo social que realmente esté preparado para sobrevivir este siglo XXI? ¿Qué puede hacerse? Pensamos sin ser ingenuos, que la respuesta no es mas que volver a inspirarnos una confianza mutua de respeto y tolerancia y un sentido de humanidad que llevamos dentro de nosotros como logro más elevado que ha sido dado al conocimiento del hombre, aunque pensemos que la agresividad es inherente a la condición humana.

La pobreza, y la violencia no pueden ser erradicadas sin que se abarquen las desigualdades en los ingresos y las oportunidades económicas entre y dentro de los países, entre las zonas rurales y urbanas, entre hombres y mujeres y reducir estas desigualdades, habrá que comenzar a transitar un camino nuevo de entendimiento en la mejora y acceso de los más pobres a los recursos productivos y la protección social en su dignidad como personas. De ello dependerá en estas sombras perfiladas en la historia para dolor y vergüenza, si aún somos capaces de dar sentido a la vida y al futuro de la humanidad.

Queda planteada la gran interrogante, de si estamos o no en medio de una Tercera Guerra Mundial.

Como muestra este informe, al conjunto de problemas, nos preguntamos si no estamos realmente ante un panorama de auténtica emergencia planetaria. Lo importante, ya no es distinguir si determinados aspectos constituyen una causa o un efecto de una Tercera Guerra Mundial o simplemente considerar todos los problemas estrechamente vinculados a un proceso de degradación en todos sus órdenes que sin duda ,a nuestro criterio, constituyen las causas últimas del mismo.

Celade 11 de Marzo 2016
MÁS ALLA DE LAS FRONTERAS, UN MUNDO DE REFUGIADOS Y PROLONGADO SUFRIMIENTO

 

Por Mario Marenco Sosa Ph.D
Presidente Centro Latinoamericano De Desarrollo

Nadie en el mundo ni aun los líderes podría considerar una victoria las soluciones temporarias a los problemas de millones de refugiados del mundo, sin hacernos olvidar que tras las cifras y las estadísticas se ocultan infinidad de historias individuales que discurren detrás de las alambradas en más de 25 campos de refugiados con una estructura muy precaria, administrados y dirigidos por un gobierno, Naciones Unidas, o por algún tipo de ayuda humanitaria, donde hay que comprar la propia vida al precio de la libertad y donde la seguridad se consigue no gracias a la ley sino a la reclusión.

Confío en que ninguno de los lideres ni aquellos que podrían tener las soluciones en sus manos digan por estos hechos que, la batalla por los derechos humanos está ganada, porque ni se han resuelto todos los problemas ni la vida de millones de personas amenazadas por nuevos conflictos, se encuentran seguras en medio de vacíos de ignorancia, pobreza y excedentes no resueltos.

Ser refugiado en estas condiciones o en otras, donde las personas se ven obligadas a huir de sus casas porque su vida corre peligro consiste sobre todo, en cambiar una injusticia por otra, un sufrimiento más por otro, luego de ser acogidos en países en vías de desarrollo.

Nos asiste un legítimo derecho expresar que nos alegramos cuando aparece entre las diversas culturas, conocidas o menos conocidas un dialogo de acuerdos enriquecedores en el ámbito de los derechos humanos pero también, fiel a nuestro pensamiento, nos detenernos unos instantes para reflexionar que el progreso constante en el ámbito de los derechos humanos tanto en la mente como en los convenios y las normas internacionales ha corrido parejas con la aparición de diversas formas de opresión y destrucción, en el que el horror multiplicado por la técnica, recorre nuestro siglo y nos hace volver a aquellos aciagos días de la Segunda Guerra Mundial en la que, al final del conflicto había en Europa más de 21 millón de refugiados de la población civil, sin contar la destrucción de ciudades o poblaciones enteras.

Daria la impresión hoy, que la gran época de los refugiados es éste siglo XXI que parece fluctuar por momentos entre la sensibilidad, el terror y la violencia, vulnerando sin más, los Derechos humanos donde la barbarie se ha instalado en el corazón mismo de la civilización.

Parece ser que, en el hombre coexisten dos fuerzas antagónicas: una de vida y otra de destrucción en la que ya no somos capaces de recoger los restos frente a tanta impotencia en un mundo que ha entrado en guerra y amplias regiones hoy son campo de batalla, donde el horror y la intolerancia no es seguramente muy diferente de lo que vivió la humanidad en las guerras pasadas. Es claro, quien muere en estos conflictos tribales y étnicos, son los no combatientes. En la primera guerra mundial los soldados se mataban entre si, nada más que el 15 % eran víctimas civiles, ya en la Segunda Guerra mundial constituyeron la mayoría de las bajas. Hoy día, son el 90% en las distintas regiones de África, Europa y Oriente para citar algunas.

El número de refugiados nunca ha sido tan elevado ni su condición se ha prolongado tanto tiempo como en nuestra época. En lo que va del año 2015 se contabilizó la cifra más alta de desplazados forzosos desde la Segunda Guerra Mundial. Según el informe anual del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) casi 60 millones de personas debieron abandonar sus hogares para salvar sus vidas, es decir 30 personas por minuto, siendo acogidas en países en vías de desarrollo algo más de un 86%

Solo la guerra de Siria ha provocado que 7,6 millones de personas hayan abandonado su hogar y que otros cuatro millones hayan huido del país. Oriente Próximo es al mismo tiempo el mayor generador y receptor mundial de desplazados forzosos. El avance del Estado Islámico ha agravado la situación en la región, mientras los conflictos en la República Centroafricana, Sudán del Sur, Somalia un 1,1 millones de personas, Afganistán con 2.59 millones de personas en total, República Democrática del Congo o Nigeria generan unos altísimos niveles de desplazamiento forzoso. África subsahariana contaba en 2014 con 3,7 millones de refugiados y 11,4 millones de desplazados internos.

En el Mediterráneo casi 200.000 personas llegaron el año pasado a Europa después de embarcarse en peligrosas travesías para cruzar el mar Mediterráneo. Recientemente barcazas repletas de desechos humanos fueron devorados por el mar. Es la tragedia cotidiana, el horror multiplicado por la técnica, al contabilizar al menos 3.500 hombres, mujeres y niños que perdieron la vida en estas travesías, o desaparecieron en el intento.

Acnur da cuenta de al menos 15 conflictos en estos últimos cinco años: ocho en África (Costa de Marfil, República Centroafricana, Libia, Malí, norte de Nigeria, República Democrática del Congo, Sudán del Sur y Burundi), tres en Oriente Medio (Siria, Irak y Yemen), uno en Europa (Ucrania), tres en Asia (Kirguistán, varias regiones de Birmania y Pakistán).

Finalmente, ¿Qué conclusiones se pueden traer a este esbozo de la actual situación de los Refugiados? Pues bien, quisiera terminar con un par de observaciones. La primera observación es que los fracasos de este siglo pasado como el actual, han sido tan patentes, sobre todo en la esfera política y social que la gran interrogante es de si realmente somos capaces de lograr edificar sobre los distintos problemas, sociedades más justas, mejores y más viables frente una atmosfera instalada de indiferencia.

Debería pensar que si, recordando que a pesar de todas las catástrofes de este siglo, ha sido un siglo de insigne progreso tanto científico como de desarrollo humano. Esta experiencia autoriza un optimismo frente al futuro aunque muy modesto, de volver al sentido humanitario, de compromiso y de grandeza que le ha sido dado al hombre en su calidad de ser superior. De otra manera, mañana nuestra existencia dependerá de la claridad y conciencia de espíritu, si deseamos perdurar como especie humana.

Invocamos pues a todos a la reflexión y la colaboración Esta respuesta no se medirá con buenas intenciones o elevadas retoricas, sino en el compromiso de los líderes y de quienes tienen la responsabilidad en sus manos de volver al sentido de humanidad y tolerancia.

CELADE - Enero de 2016 para su difusión. www.celade.com.uy
ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA ACTUAL CRISIS QUE PODRIA DESATAR LA TERCERA GUERRA MUNDIAL

 

ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA ACTUAL CRISIS QUE PODRIA DESATAR LA TERCERA GUERRA MUNDIAL

Por Mario Marenco Sosa Ph.D
Presidente del Centro Latinoamericano De Desarrollo

El mundo se encuentra conmovido ya no solo por una crisis económica de proporciones históricas, sino por una serie de conflictos y diferencias de carácter político, religioso y étnico que tendrá profundas repercusiones, en los procesos de globalización de estas sociedades futuras.

Ante estos fenómenos nos encontramos con escasas limitaciones de ideas para enfrentar el actual panorama, demasiado complejo por la magnitud de los mismos dado que la crisis económica global está a la vuelta de la esquina.

Las causas de la crisis han sido analizadas muy profundamente por distintos expertos, pero a la vista de los resultados de estos últimos años, nos atrevemos a decir que la incapacidad de anticipación y las dudas sobre las políticas a implementar, estuvieron ausentes alimentando peligrosas burbujas ya que las ganancias no estaban en línea con las expectativas de los mercados de valores. Fracasaron los organismos de control y supervisión y en la misma forma, también lo han hecho las organizaciones privadas de calificación de riesgos. Hoy sabemos otra cosa: que el punto que nos llevara esta crisis demasiado larga, no nos devolverá al punto de partida sino que, nos dejará en otra realidad económica, política y social de costos impredecibles para el futuro de estas nuevas generaciones.

La tarea no es fácil, pero es la gran pregunta que nos tenemos que hacer, si aún es posible, encontrar en la experiencia histórica y la capacidad del hombre, la recuperación de estas frágiles y débiles sociedades en crisis. El sistema se asienta en la confianza y en la seguridad y cuando ella falla no es fácil recomponer el sistema una vez que se quiebra.

Pero nos preocupa en medio de estas complejidades dos aspectos que mencionamos: la guerras y conflictos y el aumento de la pobreza. En casi todas partes, excepto en zonas de Europa y Estados unidos, hay un aumento de la tensión geopolítica como el conflicto en Siria que ocupa hoy el primer puesto de la inquietud internacional.

El crecimiento del Estado Islámico despierta preocupación por parte de la mayoría de las potencias mundiales, Rusia, EE.UU. y Francia. A pesar de que el objetivo final que tienen los países que luchan contra la organización terrorista sea el mismo, sus visiones sobre el futuro de Siria son distintas.

Además, la lucha activa entre las fuerzas exteriores en Siria que pueden atraer fácilmente a otros países, como por ejemplo Irán, Turquía o Arabia Saudita, según lo que indican los estudios recientemente realizados, en el cual se hace también especial hincapié al conflicto entre la India y Pakistán.

Asimismo, el conflicto entre China y Japón, en el mar de China Oriental, que gira en torno a las islas Senkaku. Ambos países pretenden tener el dominio sobre las islas y han desplegado fuerzas armadas en la región. “Si la situación sufre una escalada, EE.UU, que tiene un acuerdo con Japón, tendrá que intervenir y el conflicto podría irse de las manos en forma peligrosa, y entre otros, las disputas en el mar de China Meridional, donde se enfrentan las fuerzas de EE.UU y China. “Si una de las partes llega a perder el control, presenciaríamos consecuencias terribles de una guerra entre EE.UU. y China, en la que además podrían participar Japón y la India” según los analistas.

Finalmente reflexionando sobre el actual proceso global de la crisis, la pobreza mundial general ha aumentado, y siempre que los pobres se convierten en más pobres se dan conflictos sociales. La cruzada contra la desigualdad de riqueza podría además entorpecer la innovación y crecimiento al reducir los beneficios de la innovación, amenazando a la economía.

Analizada en síntesis esta crisis, solo confiamos en el espíritu de humanidad que ya una vez, al comenzar los tiempos modernos, logro las más grandes conquistas de la historia del espíritu creador e innovador que puede existir en todos nosotros, porque llevamos dentro el material que le puede dar existencia, la conciencia de nuestras capacidades humanas más elevadas y nuestro más alto destino como hombres.

El material inflamable esta en nosotros, en el valor y en el coraje para combatir la enemistad e intolerancia entre las naciones y llegar a la paz tan deseada por todos en estos días.

Diciembre de 2015
LA TOLERANCIA UNA VIRTUD INCOMODA EN TIEMPOS DE CRISIS

 



CELADE condena los actos Terroristas y plantea un nuevo diálogo intercultural

Recientemente el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon ha recordado en particular para este 2015 que si bien “las personas están más conectadas, ello no significa que exista un mayor entendimiento. Las sociedades son cada vez más diversas, pero la intolerancia está aumentando en muchos lugares”. Expreso en tal sentido que la mayor cantidad de tensiones sectoriales en el seno de los conflictos se están dando “en razón del aumento del extremismo violento, las violaciones de derechos humanos a gran escala y la depuración cultural”.

Será que estamos en el final de los ciclos evolutivos? Lo cierto es que la guerra al igual que otras expresiones de conflictividad violenta constituye hoy un fenómeno de permanente actualidad. Durante los más de setenta años transcurridos desde el final de la segunda gran contienda bélica tan solo ha habido un mes, setiembre de l945, en que el mundo pareció vivir en relativa paz, Salvo esos días, hasta nuestros días ha existido alguna guerra y conflictos en alguna parte del globo con consecuencias gravísimas para subsistencia de la especie

Pero también, en un día como hoy, 16 de noviembre del año l995 la UNESCO con el objetivo de instaurar por medio de la educación, la ciencia y la cultura, una paz verdadera adoptó con la aprobación de los países miembros la Declaración de Principios sobre la Tolerancia “alarmada por la intensificación actual de los actos de intolerancia, violencia, terrorismo, xenofobia, nacionalismo agresivo, racismo, antisemitismo, exclusión y discriminación perpetrados contra minorías religiosas, étnicas y lingüísticas, refugiados, trabajadores migrantes, inmigrantes y grupos vulnerables de la sociedad”,
A pesar de todo cuanto se ha hecho en ejemplares principios, ni la paz y la comprensión por estos días, han logrado detener la barbarie en una cuenta regresiva contra la humanidad como futuro.

Frente a la situación actual que pone en peligro la paz en el mundo CELADE condena todo acto de terrorismo y plantea un dialogo participativo para preservar la convivencia pacifica entre las naciones.

Da la impresión que ninguna sociedad, cualquiera sea su sistema de valores a menos que de pruebas de una determinación y una vigilancia permanentes, puede jactarse de poseer intrínsecamente la virtud de la tolerancia.

Los tiempos actuales en que vivimos son demasiado complejos, y el mundo está oscilando entre la indiferencia y la intolerancia. La raíz de estos males que aquejan a nuestras sociedades son demasiado dolorosos y solo existen vibraciones de una voz sin eco. Daria la impresión que no nos oímos, y no nos vemos, ¿Existimos para los demás y existen ellos para nosotros?

La soledad, el miedo, la violencia, tensión frente a la nada, se apoderan de nosotros y vuelven hoy como en el pasado a cabalgar como los Cuatro Jinetes del Apocalipsis marcando tiempos de angustia e inquietud por el porvenir. Volvemos a sentir la palabra Guerra en líderes que deberán incorporar en la comprensión y significado de la Paz, la solidaridad humana capaz de resguardar a nuestras futuras generaciones.
Será necesario entonces que, los hombres vuelvan sin duda a un sentido más humano y con convicciones firmes puesto que en medio de un mundo demasiado frágil, vivamos en estrecho contacto unos con otros, velando por una conducción consiente, instintiva de liderazgos si queremos seguir existiendo como especie humana.

Es fundamental también que esta humanidad comprenda que si todos somos iguales en dignidad, nos distinguimos unos de otros por nuestras habilidades personales, nuestras ideas y creencias, es para cada cual y para la civilización, una de las mejores riquezas que le ha sido dada al hombre.

Creemos que en esto consiste este desafío que es el de hoy y el del día después, aceptando en esta diversidad que solo la democracia puede ofrecer en un marco apropiado, el diálogo intercultural entre los pueblos erradicando los odios y los fanatismos provengan de donde provengan y con ello, los riesgos de nuevos actos violentos que amenazan a la civilización.

Y en a ello se nos va la vida, el objetivo será la Educación para ayudar a formar ciudadanos capaces, deseosos de participar activamente en la vida política, económica y cultural de la comunidad así como en los procesos de decisiones al más alto nivel. Empeñarse constantemente por practicar esta \\\\\\\"incomoda virtud\\\\\\\" como la califica el filosofo ingles Bernard Williams, es comenzar a trabajar inmediatamente por los valores y la paz en convivencia con todos los actores de la comunidad internacional.

Noviembre de 2015
POBREZA EXTREMA: EL DRAMA DE LOS DESESPERADOS

 

Análisis

No hace mucho en uno de nuestros comentarios, hacíamos referencia que pese a los innumerables progresos de la ciencia y la tecnología, y la revolución nonológica, hay un haber que debemos comenzar a transitar en la búsqueda definitiva de la dignidad del hombre en medio de la valoración desorbitada de una realidad que golpea y deja sin respuesta a las sociedades del futuro.

Lo cierto es que nunca como hoy, se ha producido una especie de progreso dialéctico sobre los derechos humanos ni afirmado tanto, acerca de los movimientos en la lucha contra la pobreza, la discriminación, la violencia y las incesantes inmigraciones de quienes buscando una vida digna, escapan de la guerra, la persecución y la pobreza. ¿ No será que en el fondo, existe una trágica confesión de que los valores personales avasallados constantemente están ausentes?

Atrapados en Libertad

Recientemente el Banco Mundial publicó sus proyecciones sobre la pobreza extrema datos que , incluyen no solo un estudio por regiones a nivel mundial sino explicita la necesidad de hacer la guerra a la pobreza.
Pero cómo organizar una movilización general donde ni siquiera los pobres tienen una voz ni representación social en sociedades fragmentadas en donde grandes cantidades de inmigrantes forman guetos masivos. Sin subestimar los esfuerzos que ha venido desplegando la comunidad internacional, quizás, un debate profundo sobre el futuro de la humanidad adquiere hoy prioridad sobre los grandes problemas aunque difíciles,- seguramente no insuperables -de lograr en el respeto a los derechos humanos, una integración en medio de los crecientes resentimientos étnicos y los nuevos tribalismos.

Los hechos nos indican que hemos estado viviendo en medio de una cultura bélica por el poder, de guerras y conflictos armados que solo han traído consigo daños irreversibles sin precedentes en la historia, poniendo en duda la capacidad del hombre para actuar frente a estos dramas visibles.

Sin que se nos tache de exagerados, en el 2011 y en lo que va de estos últimos años, la cantidad de personas en condiciones de extrema pobreza, que perciben menos de 1.90 US$ diarios para sobrevivir alcanza a los 1000 millones de habitantes a los que se suman las victimas pasivas de estos conflictos regionales.
La situación es de drama ya que en la mayoría de los casos, sin acceso a servicios médicos, agua, ni educación, se encuentran en fragilidad absoluta grandes bolsones de personas que sufren el descenso de sus condiciones de vida. ¿Podrá la Comunidad internacional seguir gozando de un confortable estilo de vida sin verse afectado por los actuales acontecimientos globales y controlar las tendencias políticas centrifugas de tales hechos?

No estamos excluyendo a nuestra América Latina ante la crisis económica, donde se advierte una tendencia de miles de personas que han perdido sus empleos en el caso de que lo tuvieran o se han visto obligados a aceptar empleos vulnerables, sin ninguna red de seguridad, trabajando a menudo por un plato de comida, y a veces, sin importar de donde proviene.

Hoy la humanidad se está enfrentando a varias amenazas, entre ellas: la degradación medioambiental, la intensificación de la agricultura y el ritmo de la urbanización que han reducido la fertilidad de la tierra de cultivo, si agregamos a ello, la escasez de agua en algunas de las zonas más densamente pobladas como la India, China, Pakistán para citar algunas y la inseguridad alimentaria que está provocando una migración masiva a escala mundial ya que la mayor parte de los países en vías de desarrollo, productores de alimentos, verán afectada su capacidad financiera.

Este problema crucial, o mejor dicho, este desafío del siglo XXI no creemos que vaya a resolverse solo con estadísticas, informes o caridad que traducen el descenso de la pobreza en un 10% al 2015, por lo que, no nos sorprendamos a futuro, descubrir sobre la faz de la tierra, las arrugas visibles del sufrimiento en este círculo infernal de pobreza absoluta, guerras, desplazamientos masivos y elevados niveles de turbulencias sociales que ya estamos observando en distintas regiones del mundo.

La guerra omnipresente

Frente a esta realidad que conmueve, las comparaciones que vamos a hacer es solo la punta del iceberg, cuando el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo, menciona que el gasto mundial anual en guerra o en la preparación de conflictos se acerca a una cifra estimada en 1.8 billones de dólares. Según los últimos datos, el gasto militar de los EE.UU en el 2014 alcanzó a los 682.000 millones de dólares, algo así como el 39% del gasto mundial, pese a la reducción de su presupuesto bélico ,seguido de China con 216.000 millones, Rusia 90.700 millones, Reino Unido 60.800 millones y Japón con 59.300 millones de Dólares, sin contar en lo que concierne al armamento nuclear de que existe en el mundo 8.400 ojivas nucleares de las cuales, según el Instituto Internacional de Investigaciones sobre la Paz de Estocolmo, 2000 podrán desplegar inmediatamente. Cuantos más datos sumemos con precisión, está demás predecir el resultado final.

En vista de la rapidez y la complejidad de los cambios ¿ hay algún grupo social que realmente esté preparado para sobrevivir este siglo XXI? ¿Qué puede hacerse? Pensamos sin ser ingenuos, que la respuesta es de que volvamos a inspirarnos una confianza mutua de respeto y tolerancia y de volver al sentido de humanidad que llevamos dentro de nosotros como logro más elevado que ha sido dado al conocimiento del hombre, aunque pensemos que la agresividad es inherente a la condición humana.

La pobreza, y la violencia no pueden ser erradicadas sin que se abarquen las desigualdades en los ingresos y las oportunidades económicas entre y dentro de los países, entre las zonas rurales y urbanas, entre hombres y mujeres y reducir estas desigualdades, habrá que comenzar a transitar camino nuevo de entendimiento en la mejora y acceso de los más pobres a los recursos productivos y la protección social en su dignidad como personas. De ello dependerá en estas sombras perfiladas en la historia para dolor y vergüenza, si aún somos capaces de dar sentido a la vida y al futuro de la humanidad. Queda planteada la gran interrogante.

Mario Marenco Sosa Ph.D
GANDHI: EL HOMBRE QUE NUNCA RECIBIO EL NOBEL DE LA PAZ

 

Ante un nuevo aniversario de su nacimiento

El término de la Segunda Guerras Mundial marcó al menos en las distintas comunidades un optimismo y confianza impregnada de prudencia y vigilancia, luego de una confrontación desencadenada en nombre de una ideologia de exclusion y de intolerancia.

Sin embargo en esa dimension , el mundo civilizado ha sido testigo de nuevas convulsiones y conflictos, donde el abismo de las desigualdades e intolerancia no cesó de ahondarse en modo alguno hasta nuestros dias para mitigar la pobreza, las necesidades sanitarias y nutricionales a nivel mundial, los movimiento9s migratorios entre otros a escala mundial. Como dice Sylvie Brtunei “ El negocio de la caridad ha permitido asi que algunos movimientos, al perder sus antiguos apoyos geopoliticos y verse obligados a buscar in situ los medios para proseguir la lucha, hayan convertido al hambre en arma bélica”, a lo cual agregamos que ninguna sociedad a menos que de pruebas de la comprension y la solidaridad permanente, este a salvo de caer en la exclusión y la tolerancia.

Los hombres necesitan, sin lugar a dudas,de convicciones firmes y de que comprendan de que todos somos iguales en dignidad, nos distingamos unos de otros por nuestroas dotes personales, nuestras ideas y de que esa diferencia sean para la civilización , una fuente de riqueza.

Hoy no podemos pensar en la tolerancia sin recordar el pensamiento y acción de Mohandas Karamchand Gasdhi, nacido un 2 de Octubre de 1869 y asesinado un 30 de enero de 1848, luego de largas deliberaciones en la que declaraba que la India no podria ser partidaria de una guerra que aparentemente era una lucha para la libertad democrática, mientras que esa
libertad era negada a la misma India.

En una de sus cartas escrita en l930 a sus discipulos durante su encarcelamiento en la prisión de Yerauda decia: “ No me gusta la palabra tolerancia, puede llevar implícita la suposición, injustificada por otra parte, de que la fe de los demás es inferior a la nuestra, mientras que la ahimsa –la no violencia- nos enseña a respetar la fe religiosa del prójimo al igualkó que la nuestra., cuya imperfeccion reconocemos.

Al admitirlo sera fácil para el que busca la verdad, para el que obedece a la ley del amor.Si hubiéramos logrado una visión cabal de la verdad, ya no necesitariamos buscarla, habriamos llegado a ser uno con Dios, pues la verdad es Dios. Pero, puesto que aún tenemos que buscarla, continuemos hacióndolo, conscientes de nuestra imperfeccion como hombres.

Gandhi fue consciente de los peligros del poder político asi como de la tarea democrática que tenia que cumplir en la India “ Si doy la impresión de inmiscuirme en la politica se debe simplemente a que hoy en dia, la política es como una serpiente que se enrosca en torno a nuestro cuerpo y de la que no podemos librarnos pese a todos nuestros esfuerzos. Daré mi tarea por cumplida, si logro convencer a la humanidad de que cada hombre y mujer, cualquiera fuere su fuerza física, es guardián de su dignidad y de su libertad. Esa protección es posible, incluso si el mundo entero se vuelve contra el único que resiste”

Cuando hoy, ya pasado tantos años, se declara que la pobreza y la paz “ es un escándalo etico,” con mas de 1000 millones de personas que sufren desnutricion, cuando todavia persiste en la mente de los hombres el signo de la guerra, la intolerancia, la exclusión social, pensamos en medio de las problemáticas mas complejas,¿ por dónde pasan las soluciones políticas y en donde han quedado las huellas de los ideales de aquellos hombres como Gandhi o Martin Luther King en defensa de los derechos individuales y civiles del hombre?

Creemos que es la interrogante mas importante de lo que va en este Siglo XXI, ante un nuevo aniversario de su nacimiento

Lamentablemente Mahatma Gandhi (Bapu) nunca recibió el Premio Nobel de la Paz por parte del Comité de Oslo.

Octubre de 2015



HACIA UNA PROSPECTIVA DE LA EDUCACION DEL FUTURO

 

OPINION

Siempre que nos encontramos frente a un problema de interés general, ya sea social, económico, cultural o político, luego de una serie de consideraciones, debates e intentos para encontrar soluciones, derivamos siempre al campo de la Educación. En medio de tantas interrogantes e incertidumbres futuras, la construcción de una sociedad sin pobreza ni exclusión social pasa por la educación, y no puede ser más suicida para una sociedad democrática que fracasar en la formación de sus ciudadanos.

No hay actor social o político que contradiga esta afirmación y prometa a su vez, priorizar los mejores esfuerzos de sus recursos humanos a través de la educación.
Nos la confirma la historia de los países desarrollados que han llegado a la situación actual porque han invertido en serio en la educación de sus pueblos, lo que explica su crecimiento. Es interesante ver países como Suiza que no se cultiva el cacao y sin embargo produce el mejor chocolate del mundo y Holanda que no tiene en su suelo una gota de petróleo, Rotterdam tiene la refinería más grande del mundo.

Si bien en Uruguay existe toda una movida cultural no deja de preocupar las diferencias existentes en la formación de nuestros jóvenes en la que unos se forman bien y muchos son los que no alcanzan a las exigencias más elementales en tiempos en el que, el dominio de la ciencia y la tecnología, el conocimiento y la aplicación en el desarrollo de la persona, todo se encuentra al alcance del talento en la búsqueda de una mejor calidad de vida, indispensable en el desarrollo integral de nuestras futuras generaciones.
Por estos tiempos se viene proponiendo tanto en México como en Brasil una Reforma Educativa.

En ambos países tanto en los gobernantes como en la gente hay una conciencia real de que en la economía global, la educación de excelencia más que en los recursos naturales o el trabajo manual- es lo que hace que los países crezcan y produzcan bienes de servicios para ser más prósperos. Brasil ha destinado el 75% de sus ingresos petroleros a la educación, mientras que en México la nueva ley establece que los nuevos maestros y los que están en funciones se sometan a evaluaciones para seguir enseñando o ser ascendidos, frente a la carencia educativa existente
Pueden estos países latinoamericano vencer este anclaje en el contexto histórico educativo en que han vivido? Si somos menos triunfalistas y más humildes con una sana paranoia constructiva para generar los cambios con liderazgo y equilibrio como la de los países asiáticos, saldremos de esta grave situación.}
Por dónde empezar entonces con una Reforma educativa de acción y actitud de responsabilidad?
¿Por qué hacer prospectiva? El futuro no está escrito en ninguna parte, A veces lo que puede tener éxito no es espectacular, por ello requiere toda la atención para que la educación este a la vanguardia respondiendo a las necesidades actuales de cada época, pues justamente junto con la familia es quien forma y prepara a los individuos a enfrentar la realidad, aunque por momentos es ciega en cuanto al conocimiento humano que, debe aparecer como una necesidad primera que serviría de preparación para afrontar riesgos permanentes de error y de ilusión en la mente humana.

De igual forma, es necesario revisar y reconocer individualidades de desarrollo para fortalecer la aptitud natural de la inteligencia a través de disciplinas que posibiliten aprender lo que significa ser humano. La educación no puede encararse solo en obtener conocimientos científicos, sino en la comprensión mutua global, entre humanos. Deberá ser elemento ineludible la preparación docente que tenga la aptitud de darle al educando una formación mental de flexibilidad que le permita estar dispuesto a adaptarse a todas las nuevas transformaciones.
Lo que se aprende hoy puede no ser útil para el quehacer del mañana. Una reforma exitosa debe contener motivaciones, liderazgo y premiación para quienes la hagan posible. La innovación y el poder de descubrir nuevas relaciones entre las cosas da lugar a nuevos proyectos y movimiento en el cambio que hoy necesitamos.

Finalmente dejo este mensaje: “ La tarea más grande de estos tiempos turbulentos, deberá emprenderse muy tempranamente si queremos sociedades sanas, tolerantes, comprometidas en una Responsabilidad Social, con pensamiento propio a partir de las contribuciones de otros, rescatando y cultivando virtudes perdidas que hacen de estos pueblos latinoamericanos un rezago educativo en valores. Este nuevo paradigma se centra en la redefinición de un nuevo modelo de conocimiento, de aprendizaje e ideas de contenido. En el futuro las sociedades no van a ser clasificadas por ricas o pobres,sino por inteligentes o ignorantes.

Mario Marenco Sosa Ph.D
Mayo 2015